Extractos de "Campos Fabricas y Talleres":
So pretexto de la divisisn del trabajo se ha separado violentamente el trabajo intelectual del manual. A la divisisn de la sociedad en trabajadores intelectuales y manuales nosotros oponemos la combinacisn de ambas clases de actividades; y en vez de la 'educacisn ticnica' que impone el mantenimiento de la presente divisisn entre las dos clases de trabajos referidos, proclamamos la educacisn integral o completa, lo que significa la desaparicisn de tan perniciosa distincisn. Claramente expresada, la aspiracisn de la escuela bajo este sistema deberma ser la siguiente: proporcionar una educacisn tal, que al dejar las aulas a la edad de dieciocho o veinte aqos, los jsvenes de ambos sexos se hallaran dotados de un capital de conocimientos cientmfios que les permitiera trabajar con provecho para la ciencia, dandoles al mismo tiempo un conocimiento general de lo que constituyen las bases de la enseqanza ticnica y la habilidad necesaria en cualquier industria especial para poder ocupar su puesto dignamente en el gran mundo de la produccisn manual de la riqueza;
Gracias a ese sistema mas de la mitad de la jornada laboral quedarma libre para que cada uno la dedicase al estudio de las ciencias y de las artes o a cualquier hobby; y su labor en este terreno serma tanto mas provechosa cuanto mas productivo fuera el trabajo realizado durante el resto del dma, si el dedicarse a la ciencia y al arte fuera el producto de la inclinacisn natural y no cuestisn de conveniencia e intereses. Por lo demas, una comunidad organizada bajo el principio de que todos fueran trabajadores serma lo bastante rica para convenir en que todos sus miembros, varones y mujeres, una vez llegados a cierta edad, por ejemplo desde los cuarenta en adelante, quedasen libres de la obligacisn moral de tomar parte directa en la ejecucisn del trabajo manual necesario, pudiendo asm dedicarse por completo a lo que mas le agradara en el tereno de la ciencia, del arte o de cualquier trabajo;
Es evidente que la celeridad en el trabajo es un factor importante en la produccisn. Pero hay dos clases de celeridades: la que vi en una fabrica de cintas en Nottingham, donde hombres adultos, con manos y cabezas temblorosas, trabajaban de un modo febril, mecanico y violento... Pero tambiin existe la celeridad que representa una economma de tiempo de los obreros diestros obtenida mediante la educacisn que nosotros preconizamos... De los ojos y la mano al cerebro: este es el verdadero principio de la economma de tiempo en la enseqanza... No faltara quien diga que reducir los hombres de ciencia a la categorma de trabajadores manuales significarma la decadencia de la ciencia y del genio; pero probablemente sucederma lo contrario, esto es, un progreso tal de las ciencias y de las artes y un tan gran adelanto en la industria, que apenas lo podrmamos prever comparado con la ipoca del Renacimiento;